Candidatos

0
19

Sin pena ni gloria comenzaron las campañas electorales federales. Durante los próximos ochenta y tantos días seremos testigos de los esfuerzos de los candidatos a diputados federales, senadores de la república y a la presidencia, por convencer al electorado.

El PRI en lo particular con una avalancha en contra, que en buena medida se debe al desempeño del presidente de la república, Enrique Peña Nieto. Y con un candidato presidencial que está pagando los pecados de una clase política priista codiciosa e insaciable, con una tasa de rechazo difícil de remontar. Sin olvidar que sus asesores no lo dejan ser —el propio José Antonio Meade confesó que sus asesores le critican hasta su postura al caminar—.

El PAN-PRD-MC con un candidato beligerante, que se presenta como una opción de gobierno diferente e innovadora, pese a que se trata de un personaje emanado de un partido que ya gobernó el país. Ricardo Anaya es un candidato cuestionado en términos de honorabilidad, lo que le ha restado preferencias, incluso en su partido, donde la limpieza personal se valora demasiado.

En Morena, Andrés Manuel López Obrador, populista volcado a la derecha, va por su tercera elección, en la que al igual que la primera arranca con los números a su favor. Veleidoso e incierto, el candidato de Morena también tiene una tasa de rechazo considerable, así como de temor respecto de que siga el trayecto de otros populistas latinoamericanos.

Margarita Zavala va a la zaga. Cuestionada en su integridad, debido a la inclusión de copias de credenciales para votar para acreditar el apoyo a su candidatura ciudadana, también tendrá que remar contra corriente.

Pero será una campaña orientada a los indecisos, puesto que las estadísticas son claras respecto a las tendencias del porcentaje de electores que ya decidieron su voto.

Comentarios

comentarios