Clientelar

0
28

El “estado de bienestar” en México se constituye, muchas veces, en las prácticas clientelares.

Me explico: una relación clientelar existe cuando existe un arreglo de intercambios: “te doy esto, a cambio de esto otro”. Un intercambio de favores, en el que hay una relación asimétrica entre un “cliente”, casi siempre el ciudadano, y un “patrón”, que puede ser el gobierno, un partido o un candidato.

En esta relación, el “patrón” tiene la sarten por el mango. Así que en cualquier momento puede dar por terminada la relación y retirar o quitar a los ciudadanos aquellos programas que constituyen la expresión del “estado de bienestar”, es decir, los programas sociales. Es decir, siempre existe la posibilidad de que retirarle al “cliente” cualquier forma de apoyo.

Lo digo porque ahora comenzaron los mensajes de miedo en la campaña electoral presidencial. Y se alienta el temor de perder, en las arenas movedizas de la política, el acceso a derechos o servicios conseguidos. Se alienta la sensación de inseguridad sobre lo que algunos llaman “ayudas sociales”. 

El temor de ser parte de los excluidos pesará, sin duda, en el momento del sufragio.

De esta relación perversa han nacido docenas de organizaciones sociales y políticas, algunas de las cuales han rebasado la capacidad de reacción del Estado, que también explotan política y electoralmente el miedo de perder el “escudo” de protección. Se empieza a ver en estas campañas…

Comentarios

comentarios