De sol a sol

0
56

El arriba firmante está seguro de que en este mundo un golpe de suerte puede ser más importante que una vida dedicada al trabajo.

Lo digo porque puede uno sobarse el lomo toda la vida, de sol a sol, y no lograr absolutamente nada en la vida. Es decir, sobrevivir y ya. Irla pasando.

Pero puedes ser un paletero, que gana mil pesos a la semana, y de pronto volverte famoso, a la mala, y poner al descubierto una cantidad de trácalas que son dignas de un capítulo de La Rosa de Guadalupe.

Es el caso del cuate que manejaba el BMW que la semana pasada se estrelló en el Paseo de la Reforma, en la Ciudad de México, se partió en dos y mató a cuatro personas. El fulano de maras, que según las versiones periodísticas se llama Carlos Villuendas, manejaba el automóvil con un valor de 350 mil pesitos. Y le atribuyen una camioneta de 700 mil pesitos. Con salario de paletero.

Así que sólo se puede apuntar a que mienta o que se haya sacado la Lotería, le haya pegado al Melate, al Pro Gol, aprovechó la promoción de Caliente que sale en todos los partidos de futbol o en uno de tantos juegos de números que ofrecen los casinos físicos se haya sacado una fortuna. Y si miente sobre sus ingresos, es probable que haya muchas cosas turbias.

Por eso digo que un golpe de suerte puede ser muy importante en la vida.

Aunque la suerte se acaba un día y ya sabes lo que le pasó al fulano de marras.

Sí, un golpe de suerte es bueno. Pero no es duradero, para prolongarse requiere sobarse el lomo de sol a sol.

Print this pageShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Comentarios

comentarios