Esta cisterna llamada Edomex

0
42

Este jueves conmemoró el Día Mundial del Agua.

La fecha tiene un significado especial para el estado de México, que ha sido la cisterna de la Ciudad de México desde 1940, cuando se construyó y puso en marcha el Sistema de Alto Lerma. Desde hace casi 80 años el agua del valle de Toluca y el norte del estado de México quedaron en manos del gobierno federal y el ahora desaparecido Departamento del Distrito Federal.

De ese sistema de pozos se llegaron a extraer hasta 16 millones de metros cúbicos de agua por segundo.

Y al paso del tiempo, la sobreexplotación causó la desecación de muchos sistemas hidráulicos locales: pagaron el precio los manantiales, las lagunas de la cuna del río Lerma, que han ido desapareciendo, y el propio Lerma se convirtió en un canal de aguas negras.

Luego le tocó el turno a la cuenca del río Balsas, es decir, el Sistema Cutzamala, del que se surten la Ciudad de México y también la de Toluca, porque el agua de fuentes locales es insuficiente para todos sus usos y usuarios. La explotación desmedida del agua del estado de México ha terminado por afectar gravemente a los ecosistemas, con consecuencias todavía difíciles de prever.

A esa cisterna, que se creyó que nunca se acabaría, le faltaron inversiones gubernamentales. Nunca se ha compensado de forma suficiente al estado de México para que la CDMX tenga agua en abundancia.

Ningún líder o gobernante parece preocupado porque los mexiquenses nos quedemos sin agua. Ningún plan visible, ningún proyecto en ciernes. Aunque la cisterna se vaya quedando vacía.

Comentarios

comentarios