Flechitas por doquier

0
78

Los diseñadores de la imagen de los candidatos a cualquier cargo de elección popular y los diseñadores de los logotipos de los gobiernos tienen una manifiesta inclinación por las flechas.

Si tienes curiosidad y el suficiente tiempo para revisar los emblemas, te vas a percatar de que las flechas aparecen aquí, allá y acullá. A veces hacia arriba, otras a la derecha, algunas a la izquierda, estilizadas, en grupo, en curva, directas, como parte del nombre del candidato, de la coalición, del partido, del espacio geográfico, y en todas las combinaciones posibles de colores y estilos.

Me declaro ignorante de las razones que llevan a un diseñador a proponer las flechas y también de su significado estético, semiótico, conceptual o ideológico. El caso es que las flechitas aparecen por doquier.

(Son como una plaga que se prolonga en el tiempo. En el estado de México lo hemos visto desde hace 40 años, cuando el emblema del gobierno fue el símbolo de Sagitario, que incluso se integró al escudo estatal).

Ahora, además elaboradas en una “paleta de colores” y con otras similitudes que hasta hacen pensar que el mismo despacho hizo el diseño para todos. Miren y comparen, porque hasta los adversarios directos usan los mismos tonos.

El caso es que las flechas están arraigadas en el imaginario político. Vector, saeta, dardo, átomo, triángulo o como quieran llamarles. Su imaginación es repetitiva y estereotipada. Soporífera.

Comentarios

comentarios