Margarita

0
28

Si me apego a la verdad, tengo que decir que la candidatura de Margarita Zavala me viene guanga.

A decir verdad, todas las candidaturas de los presidenciables me tienen sin cuidado, tanto como a los presidenciables les vale un soberano cacahuate lo que se digan en este sexto de plana. Estamos a mano.

Así que sobre el momento en el que Margarita Zavala anuncia en un anuncio de un programa de televisión que no competirá por la presidencia de la república, el arriba firmante sólo debería hacer mutis.

Pero no, porque tengo un par de cosas que decir.

La primera es que nadie debe ilusionarse con la renuncia de Margarita Zavala. Los votos no se transfieren por arte de magia, ni siquiera por una eventual expresión de la exdiputada federal en favor de alguno de los otros candidatos. Nadie se frote las manos, porque a pesar de que la política “hace muy extraños compañeros de cama”, la voluntad popular es esquiva y veleidosa.

La segunda es que las encuestas le conceden a Margarita Zavala una intención del voto en un rango de los 3.3 a 5.5 por ciento de los votos, insuficiente para revertir la diferencia entre el primero y el segundo lugar en las encuestas, o entre el segundo y el tercero. El ciudadano no la veía con posibilidades de ganar.

Ahora sí, hago mutis.

Los candidatos me vienen guangos. Aunque definitivamente iré a votar.

Comentarios

comentarios