Algo hicieron mal

0
137

Alguna vez tuvimos un régimen de partido único. O casi, porque el PRI las ganaba de todas todas. De eso no hace más de medio siglo. En el inter, el PRI perdió la presidencia y también hizo muchas promesas de enmienda.

Hubo asambleas nacionales que supuestamente cambiarían al tricolor. Pero nada cambio.

Y hoy, cuando dos terceras partes de los electores le han dado la espalda al tricolor, distintas voces del PRI tienen que mendigar el llamado voto útil.

De la opulencia pasaron a la mendicación.

Entre tanto, vinieron las promesas de cambio. De hacer un partido cercano a la gente. De mantenerse cerca de las causas sociales. De hacerle honor a sus postulados de justicia social. De apegarse a sus principios y documentos básicos, pródigos en buenas intenciones.

Las promesas se quedaron en promesas. La credulidad de la gente se acabó. El crédito se convirtió en descrédito. Y hoy el PRI figura en el tercer lugar en las encuestas de preferencias electorales, aún teniendo como candidato presidencial a un estupendo político y servidor público. Ni es sus peores momentos se imaginaron un escenario así los priistas. No vislumbraron que el rechazo a las promesas incumplidas iba a ser mayúsculo.

Hoy tienen que implorar por el voto útil, porque el ciudadano considere votar por sus candidatos.

Los priistas no pueden negar que para llegar a eso algo tuvieron que hacer mal. Algo muy malo.

Comentarios

comentarios