Andrea Ramírez y su vida fuera del atletismo

0
93

Andrea Soraya Ramírez Limón, es licenciada en Negocios Internacionales, lleva poco más de ocho años dedicada al atletismo, tiempo en el que ha conseguido importantes logros como el quinto lugar por equipos en el Mundial de Medio Maratón en Polonia y recientemente logró la marca para participar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021.

(Foto: Arturo Pérez).

El momento muy emotivo para la originaria de Chimalhuacán, Estado de México, fue ser abanderada de la delegación mexicana en el Mundial del Medio Maratón

“En esa competencia fui la abanderada, el orgullo de portar el verde, blanco y rojo es indescriptible y creo que algo parecido sucederá en Tokio. Cuento los días para competir en Japón”.

La fondista compartió un momento “curioso” que le sucedió después de conseguir el boleto a la justa veraniega, cuando fue de compras al súper mercado; “una persona se me acerco y me dijo; ‘soy tu fan’, me sorprendió, me dio mucha felicidad y se me hizo muy chistoso-curioso, me puse roja, ahora todos en la calle me ven y me piden autógrafos“.

El lograr la marca para los Juegos Olímpicos fue el ‘parteaguas’ de su vida antes era una persona que no generaba expectación en la calle y actualmente es el punto de atracción cuando la llegan a ver caminando o entrenar.

“Haber dado la marca en diciembre es un parteaguas muy importante en mi vida deportiva, social, personal, me siento emocionada y con mucha motivación para dar una medalla olímpica a mi país ” destacó la también licenciada en Negocios Internacionales.

Su pasatiempo favorito es el cine; “trato de ver mis películas favoritas me gusta mucho las películas de Disney, especialmente la de “Cars III” el carro se apellida igual que yo, y la trama habla sobre mi personalidad”, explicó. 

Además la música me relaja, me pongo a bailar y saltar; creo que me hace muy feliz, es con lo que me quito los nervios. “Me encierro en el baño y canto a todo pulmón, me gusta mucho, eso tranquiliza mí alma”.

Lo que de plano para nada le gusta es la cocina; “no me gusta cocinar no nací con esa habilidad, solo cocino huevo y pechuga asada, pero sí me gustaría aprender a cocinar, yo soy feliz comiendo dulces, pizza y chocolates”.

Finalmente adelantó que cuando llegue el momento de su retiro como atleta de alto rendimiento su deseo es poner un negocio como experta en la materia de Negocios Internacionales.

En algún punto de mi vida, me voy a retirar del atletismo tal vez me gustaría poner una cafetería, tenerla con música de jazz, postres deliciosos y por eso tengo que aprender algo de cocina, para que el negocio sea exitoso”, concluyó. 

Comentarios

comentarios