Apadrina un niño indígena beneficia a 9 mil mexiquenses

0
1955
Rafael Díaz Bermúdez, vocal Ejecutivo del Consejo Estatal para el Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas del Estado de México. (Foto: Elizabeth García)
Rafael Díaz Bermúdez, vocal Ejecutivo del Consejo Estatal para el Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas del Estado de México.
(Foto: Elizabeth García)

El Vocal Ejecutivo del Consejo Estatal para el Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas del Estado de México, Rafael Díaz Bermúdez, asegura que el Programa de “Apadrina un niño indígena “ está beneficiando a cerca de 9 mil niños de comunidades Otomís y Mazahuas para que culminen su educación básica, sin embargo reconoce que “falta camino por recorrer”.

En la novena etapa del Programa “Apadrina un niño indígena” del cual el CEDIPIEM es el encargado de difundir, se han beneficiado a cerca de 9 mil niños, sin embargo el Vocal Ejecutivo de este Consejo, Rafael Díaz, asegura que desde el año pasado, los jóvenes que cursan la Educación Media Superior y Superior también están siendo beneficiados.

Hasta el momento, 7 mil 200 jóvenes han sido apoyados con el fin de que concluyan sus estudios, aunque, gracias a un acuerdo que tuvo el CEDIPIEM con la Secretaria de Educación, no se les solicita un promedio, debido a que los jóvenes en ocasiones tienen escases alimentaria ose ven perjudicados por la falta de transporte.

Los jóvenes y niños apoyados son de 44  municipios, siendo Temoaya, San Felipe del Progreso, San José del Rincón, San Bartolo Morelos y Atlacomulco los más beneficiados.

El apoyo consiste en una canasta alimentaria mensual, una vez al año se les entregan útiles escolares, una lonchera, una mochila y apoyo económico para uniformes y zapatos.

El Vocal Rafael Díaz, asegura que el próximo objetivo es apoyar a los niños indígenas del Valle de México.

“Falta mucho, que ellos estén más organizados porque están muy dispersos, y eso implica una labor titánica, pero los estamos organizando con la finalidad de que ya una vez que estén organizados, tengamos detectado a donde vamos a mandar los recursos, porque si no se diluyen” afirma Díaz Bermúdez.

Sin embargo reconoce que se desconoce la cantidad exacta de niños y jóvenes indígenas, ya que cuando el INEGI hace el conteo, ellos se niegan, ya sea por decisión propia o porque sus padres así consideran pertinente.

Situación que el Vocal del CEDIPIEM lamenta, ya que “deberían estar orgullosos de sus raíces”.

“Estamos tratando que esta negación sea escaza, les pedimos a las comunidades indígenas que no se nieguen, que se reconozcan indígenas, es una labor que estamos haciendo a través del programa Apadrina a un niño indígena”, finalizó Díaz Bermúdez.

Comentarios

comentarios