El cine como terapia sicológica

0
594

Por Ana Patricia Vences González*

Una de las utilidades prácticas del cine es su uso como herramienta terapéutica. Se le llama filmoterapia y consiste en ver películas para analizar nuestros problemas o temores e intentar cambiar nuestra perspectiva de vida.

Leonel Campos Lucio encargado de videoteca de la Universidad Autónoma del Estado de México, considera sin embargo, que esta terapia “siempre es bueno llevarla de la mano de un especialista” mediante la recomendación de películas, sus historias y actores.

Sala de cine (Foto: Pixabay).

“Así pues, considera que el ser humano tiende a captar muy fácilmente los métodos audiovisuales”, de manera que “si yo quisiera olvidarme de mi novia, entonces me pongo a ver ‘Perdida’, para darme cuenta que en verdad no nos llevamos bien” y que hay otras circunstancias, posibilidades o entorno alrededor de la relación.

P: Pero entonces ¿Cualquier género puede ser utilizado?

R: Cualquier género, incluso películas de risa, horror, terror, etc. Es difícil que puedas tu determinar qué es lo que te sirve para uno o para otro. Podemos pensar en una película como “Amor ciego” donde si el problema es que el protagonista no sabía si quería o no ver a las personas como realmente eran.

P: Y en este contexto, ¿qué rol tienen las películas de “culto”? (aquellas que por su temática o ideas se vuelven controvertidas)

P: Una película de culto no está hecha así; hay películas de culto que primero las lanzan pensando en que su efecto sería distinto. Por ejemplo, “La mosca” que la primera vez que la lanzaron no fue de terror, querían que fuera acción y drama, pasa el tiempo y se ve que pega como terror y se volvió de culto. En otros casos, las películas que se anuncian como de culto es porque hay un libro que las precede y de ahí surge película y surge el “culto” como “The Neon Demon” con la belleza y delgadez.

P: Personalmente, ¿qué sensación le deja el cine a usted?

R: Hay una serie de sensaciones increíbles, todavía me sigo preguntando como hay personas que buscan emociones en substancias, cuando con ver una película explotas mil emociones, se puede salir súperenojado, llorando y pensando en la ternura, puedes salir súper enamorado del amor mismo, puedes salir con el miedo de llegar a la esquina y encontrarte con lo que viste en la película  y todas esas emociones las sientes en una hora. La remembranza de lo que viste hasta te da escalofrío. Yo no sé cómo hay quien va y se droga; pasa media hora de emoción y despierta pensando que no van a encontrar realmente nada igual; me parece muy risible, la verdad.

*Estudiante de la UAEM.

Comentarios

comentarios