¿Combate a la corrupción?

0
171

Carlos Romero Deschamps se va en este gobierno de Petróleos Mexicanos por la puerta grande y premiado: sin persecusión en su contra tal como ha sucedido con los antecesores inmediatos del presidente de la república o  Manuel Bartlett, Emilio Lozoya, su hermano Pío, la secretaria Irma Eréndira Sandoval, su prima Felipa, el general Cienfuegos y hasta Félix Salgado, por mencionar a los más famosos.

Aquí no aplica lo de “si quieres derrotar la corrupción debes estar listo para enviar a la cárcel a tus amigos y familiares” porque eso no ha ocurrido en el mandato actual y tampoco con los enemigos, los que se han saciado de las arcas públicas y del país.

Romero Deschamps arrastra acusaciones añejas de delincuencia organizada, desvío de recursos, huachicoleo y nepotismo. Y lo dejan ir. Es más, nos avisan que se “retira”, en un acto de burla, desvergüenza y humillación para quien esté al tanto de los hechos históricos del otrora Todopoderoso del gremio petrolero y Pemex.

Se puede verborrear hasta el cansancio que se está en contra de la corrupción pero cuando hay peces gordos que dejan ir, la hipocresía muestra su encanto.

Escucha la opinión de Patricia Maldonado. ¡Dale play!

Comentarios

comentarios