El dragón de Komodo podría ayudar a crear nuevos fármacos antibacteriales

0
248
El dragón de Komodo, también llamado monstruo de Komodo y varano de Komodo, es una especie de saurópsido de la familia de los varánidos, endémico de algunas islas de Indonesia central.

Científicos de la Universidad George Mason en Estados Unidos descubrieron en la sangre del dragón de Komodo proteínas antimicrobianas que les ayudan a resistir infecciones mortales.

 

La saliva de estos enormes reptiles contiene al menos 57 especies de bacterias, capaces de provocar infecciones graves. Sin embargo, el dragón de Komodo parece resistente a ellas, y se ha mostrado que el suero de estos animales tiene actividad antibacteriana. Casi todas las criaturas vivas producen unas sustancias conocidas como péptidos antimicrobianos catiónicos (CAMPs, por sus siglas en inglés), las cuales son una parte esencial del sistema inmunitario innato.

 

Los investigadores aislaron los CAMPs de la sangre del dragón de Komodo, a fin de ampliar la biblioteca de CAMPs conocidos para estudios terapéuticos.

 

El equipo de investigación incubó sangre de dragón de Komodo con partículas de hidrogel cargadas negativamente que desarrollaron para capturar los péptidos, los cuales tienen carga positiva. Con este método, y mediante el uso de espectrometría de masas, identificaron y secuenciaron 48 CAMPs potenciales. Todos menos uno estaban derivados de histonas, proteínas de las cuales se sabe que tienen actividad antimicrobiana. Ocho fueron sintetizadas y probadas contra bacterias Pseudomonas aeruginosa y Staphylococcus aureus. Siete de los péptidos mostraron una notable potencia contra ambas. El octavo fue solo efectivo contra la P. aeruginosa.

 

La conclusión es por tanto bastante clara: el plasma sanguíneo del dragón de Komodo contiene una serie de péptidos antimicrobianos viables que podrían ayudar a preparar una nueva vía terapéutica (fármacos) capaz de combatir bacterias que se han vuelto resistentes a los antibióticos.

Comentarios

comentarios