El mexiquense Fidel Negrete, único Toluqueño abenderado de la delegación olímpica mexicana

0
225

En el mes de octubre de 1964 se llevaron a cabo los XVIII Juegos Olímpicos en Tokio, Japón, en la justa olímpica participaron 5,151 atletas de 204 países, los juegos se desarrollaron durante 15 días del 10 al 24 de octubre.

La inauguración corrió a cargo del Emperador Japonés Hirohito, el 10 de octubre a las 14:00 horas en el Estadio Olímpico de Tokio, quien agradeció al Comité Olímpico Internacional que su país haya sido electo para tan gran acontecimiento y que era un orgullo para el pueblo japonés, que por primera vez se realizaban unos juegos en el Continente Asiático; desfilaron todas las naciones participantes.

La delegación mexicana apareció en el lugar 57, encabezada por el maratonista Mexiquense Fidel Negrete Gamboa, que orgullosamente portaba el Lábaro Patrio. Una vez terminado el desfile, aparecieron en el cielo aviones de guerra japoneses que con una sincronía casi perfecta trazaron los aros olímpicos con humo blanco; soltaron miles de globos multicolores y cientos de palomas que simbolizan la paz mundial. Fidel Negrete expresó: “todos los presentes son unos triunfadores, el estar aquí en unos juegos de esta magnitud, es una experiencia inolvidable” Es una emoción indescriptible que hace que tu ser se estremezca, el ambiente te hace recordar que los sacrificios hechos valieron la pena”.

Los Juegos Olímpicos de 1964, fueron los primeros que se transmitieron por televisión en directo vía satélite a Estados Unidos y al país anfitrión, también por primera vez se usó la tecnología de la computadora.

LA DESIGNACIÓN DEL ABANDERAMIENTO DE LA DELEGACIÓN MEXICANA

Era el año olímpico y no había candidatos para portar el lábaro patrio. Como es tradición en la mayoría de los países asistentes a los juegos, determinan que el abanderado de cada país la porte el mejor deportista, el que haya puesto en alto el nombre de su patria y como en el año de 1964  en México nadie había conseguido un triunfo relevante, las autoridades deportivas tuvieron que voltear al pasado y recordar el triunfo de Fidel Negrete, en los pasados Juegos Panamericanos de Sao Paulo, Brasil en el año de 1963, coincidiendo que él era el indicado, en quién debía recaer tan alta condecoración. Es así como Fidel Negrete Gamboa, fue designado como abanderado de la Delegación Olímpica de México. Fue un gran orgullo para el atleta del Estado de México que nuevamente era noticia Nacional.

Comentarios

comentarios