“El muerto al pozo y el vivo al gozo” un éxito en Tenancingo

0
1056
El muerto al pozoy el vivo al gozo
(foto: UAEMex)

Casi 300 alumnos participaron en el Festival “El muerto al pozo y el vivo al gozo”, que por tercer año consecutivo realizó el Centro Universitario Tenancingo de la Universidad Autónoma del Estado de México y al cual asistieron alrededor de 400 personas.

 

Este evento tiene como objetivo coadyuvar a preservar la celebración del Día de Muertos en territorio mexiquense y hacer contrapeso a otras expresiones culturales, como Halloween, puntualizó la directora de este espacio académico, Ivette Michelle Valdespín Valdés.

 

“El propósito es motivar a la gente a tomar conciencia de la riqueza de la celebración del Día de Muertos en nuestro país y que no necesitamos adoptar celebraciones de otro lado”, consideró la servidora universitaria.

 

La velada nocturna tuvo como escenario principal las instalaciones del Centro Universitario UAEM Tenancingo, en la antigua Hacienda de Santa Ana, donde se desarrolló un desfile de catrinas vivientes, un concurso de calaveras literarias y epitafios, así como talleres infantiles de maquillaje de calaveras, una kermés con venta de antojitos mexicanos y diversas participaciones artísticas.

 

Destacó la exposición de megaofrendas, elaboradas por alumnos y profesores de las licenciaturas en Arqueología, Gastronomía, Turismo, Relaciones Económicas Internacionales e Ingeniero Agrónomo en Floricultura, actividad que motivó la investigación de las tradiciones mexicanas y la creatividad de los universitarios.

 

El Concurso de Elaboración de Catrinas con Materiales Reciclados fue una de las novedades de este año en el Festival “El muerto al pozo y el vivo al gozo”; se presentaron 22 proyectos y resultó ganadora la escultura titulada “La garbancera”, un homenaje a José Guadalupe Posada y elaborada en su totalidad con hojas recicladas de tamal.

 

También se realizó un Recorrido de Leyendas al interior del casco de la Hacienda de Santa Ana, en el que fueron representados algunos episodios de terror que, de acuerdo con la tradición popular de la zona, ocurrieron durante la época de la Revolución Mexicana. Sobresalieron los relatos sobre José Cotero, primer dueño del inmueble que data del siglo XVI, así como de la revolucionaria María Asunción Villegas Torres, mejor conocida como “Chona, la Tequerra”, los cuales provocaron algunos sustos y risas nerviosas entre los asistentes.

 

El Festival “El muerto al pozo y el vivo al gozo” es ya una tradición en el Centro Universitario UAEM Tenancingo, pues da realce a una de las costumbres más arraigadas de México y promueve la convivencia escolar y familiar en torno al Día de Muertos.

Comentarios

comentarios