Escaso margen de maniobra

0
146

Estamos a unos días de que 106 municipios del estado de México estrenen ayuntamientos. En 19 habrán de repetir quienes hoy despachan como presidentes municipales.

Pero en la gran mayoría, se encontrarán con problemas de finanzas públicas y una cuantiosa herencia de deudas y sentencias laborales y legales que suman miles de millones de pesos.

Pongo como ejemplo el caso de Naucalpan, donde hasta hace unos meses el endeudamiento público era de mil 700 millones de pesos, más otros 3 mil millones de pesos de pasivos con proveedores, prestadores de servicios y por laudos laborales. Sólo estos pasivos eran equivalentes a 70 por ciento del presupuesto anual municipal.

Pero los responsables de este desastre financiero seguramente ni se despeinan. Ni Víctor Galvez ni el hoy diputado Edgar Olvera menos Azucena Olivares o David Sánchez Guevara.

Como Naucalpan, muchos más verán comenzar el gobierno con los bolsillos vacíos. Cuando los nuevos ediles revisen las arcas municipales encontrarán que la deuda institucional es tan grande que les deja un escaso margen de maniobra para emprender su programa de gobierno.

Comentarios

comentarios