Frustración académica

0
1498

Ya están por terminar las clases en la Universidad Autónoma del Estado de México y no hay frustración mayor para un académico que la apatía de los alumnos hacia el aprendizaje y el trabajo en general. ¿Esto habla de que a los estudiantes se les debe conmover y convencer de la importancia de estudiar para ser alguien en la vida?, ¿o es que la indiferencia al estudio y progreso les viene de casa y del entorno social?

Decenas de jóvenes hoy muestran las mínimas ganas de trabajar y de comprometerse con sus actividades escolares. Adolecen del valor del trabajo y en su defensa culpan a otros o a un sistema.

El trabajo del estudiante es estudiar. Y eso se esperaría que lo tuvieran claro, así como el hecho de que el trabajo no es solo un medio para obtener recursos sino también una manera de servir a nuestro entorno social para contribuir a su progreso.

Pasar por la universidad tiene ventajas por las relaciones interpersonales que se establecen pero esencialmente es un espacio de formación profesional. Un lugar de trabajo donde se adquieren las competencias profesionales para la vida laboral.

El valor del trabajo se adquiere y si no, se asume.

Comentarios

comentarios