JAPEM apoya a pequeña con un tumor

0
64

Cuando nació, Yaretzi Alejandra Morales Reyes presentó un bulto en la parte de atrás de su cabeza, a esta condición se le conoce como “encefalocele”, y se produce cuando el tubo neuronal del cráneo no se cierra completamente durante el embarazo.

Presenta encefalocele, padecimiento que consiste en la formación de un tumor en la cabeza (Foto: Especial)

“Los médicos me dijeron que si la niña no se atendía rápido ese líquido que tenía en la bolita, en la parte del cerebro se le podría romper, podía haber una fuga de líquido y la niña podía quedar inválida. A lo mejor no iba a hablar, a lo mejor no iba a ver, a lo mejor no iba a caminar”, expresó Lucía Sánchez Vera, abuela de Yaretzi.

Cabe mencionar que sus padres estaban desalentados por la noticia, debido a que sus condiciones de vida no les permitían contar con los recursos suficientes para atender a su hija debidamente. Ante tal panorama hicieron todo lo posible por conseguir ayuda.

“Al no tener los recursos pensamos que mi niña no iba a estar aquí con nosotros, pero pues hicimos lo posible de buscar ayuda para que se hiciera la operación de mi niña”, afirmó María del Carmen Reyes Salgado, madre de la pequeña.

“Estuvo en el Hospital de la Mujer, de ahí me la trasladaron para el Instituto Nacional de Pediatría, en la Ciudad de México, de ahí la trabajadora social me mandó con la señorita Mercedes, quien labora en la JAPEM, ella nos dijo que iba a hacer lo posible para apoyarnos”, explicó.

Derivado de esto, fue la Junta de Asistencia Privada del Estado de México (JAPEM) que, al conocer el caso, los canalizó con la Fundación Coca Cola México, AC, quien les brindó apoyo con los gastos de un neuroparche que fue colocado durante la cirugía.

“A ella la operaron, le quitaron el tumor que tenían en la cabecita, allá la atendieron, y pues gracias a Dios sin ningún costo, porque el parchecito que le pusieron nos lo apoyaron”, detalló la señora Lucía.

Asimismo, hoy en día, la pequeña Yaretzi tiene cuatro años y medio de edad, lleva una vida normal, juega y ríe con sus hermanitos como cualquier otra niña. Sin embargo, debe asistir de manera frecuente al hospital pues aún requiere de atención médica.

De igual manera, para salir adelante, la mamá de Yaretzi vende tostadas tres veces por semana, y el resto de los días se queda en casa cuidándola. Su padre es ayudante de albañil, sin embargo, hay periodos donde el trabajo escasea y apenas les alcanza para lo básico.

Cabe mencionar que su situación no ha sido fácil, sin embargo, el bienestar de su hija los alienta a seguir adelante, por lo que, entre lágrimas, la señora María del Carmen expresó el agradecimiento que tiene con la JAPEM, pues gracias a su labor, su hija se encuentra sana.

Finalmente, tanto sus padres como sus abuelitos tienen la esperanza de que Yaretzi crezca sin mayores complicaciones, que pueda estudiar y convertirse en enfermera.

Comentarios

comentarios