Juventud e informalidad

0
135

Qué perjudicial resulta el discurso y acciones del gobierno federal en cuanto al desarrollo de los jóvenes. Hablan de darles oportunidades de crecimiento consistentes en la asignación de 3,600 al mes y de que reciban capacitación en puestos de mercados y tianguis para que crezcan en el comercio.

Desde luego que ser comerciante no es humillante pero desde quienes lo visualizan como detonante económico de los jóvenes es limitativo. Por un lado, porque tal cual se está planteando, se da cabida a chavos mantenidos por el gobierno y sostenidos en entornos característicos en México por la informalidad e ilegalidad.

Aparte de ello, la noción del comercio y su impacto en los espacios que menciona el gobierno de la república se reduce a la venta de día a día; es decir, sin aptitudes y medios para innovar, tener rentabilidad y planeación a largo plazo.

El auténtico desarrollo de los jóvenes está en el acceso a la educación y la adquisición de conocimientos formales; en la generación de empleo y la cultura y disciplina de trabajo.

Escucha aquí el comentario editorial de Patricia Maldonado:

Comentarios

comentarios