La vida del discapacitado

0
800

Dicen que la única forma de aprender es experimentando las cosas en carne propia. Y vaya que se aprende en conducta y valores hacia los discapacitados cuando vives lo que ellos, aunque sea de manera transitoria.

Las personas con discapacidad no pueden ir al mismo lugar que los demás por falta de infraestructura urbana que propicie su desplazamiento, ya sea solos o acompañados.

Tampoco reciben buen trato de las personas pues la mayoría de ellas va en lo suyo y no ven ni miden acciones tan simples que afectan sobremanera a otros los empujones o la prisa que llevan.

La vida del discapacitado transcurre entre la lucha consigo mismo y la lucha con su entorno de restricción y exclusión.

Es un tema de fondo y forma para el que se requiere no solo hablar de derechos y obligaciones o igualdad para todos, sino sensibilidad y sentido común. Ponerse en el lugar del otro.

Comentarios

comentarios