Llama la CEM para que el Gobierno de México abandone la represión a migrantes

0
190

La Conferencia del Episcopado Mexicano a través de la pastoral de Movilidad Humana y de los directores de casas de migrantes de esta pastoral hicieron un llamado al Gobierno de México para que su actual política migratoria abandone la represión hacia las personas migrantes y cumplan con la encomienda constitucional de hacer efectivos los derechos humanos.

Consideró se deben establecer otras alternativas a la detención y regularización migratoria para encontrar caminos más humanos y sin violencia para el transito de migrantes. (Foto: Ana Hernández).

Monseñor José Guadalupe Torres Campos, obispo de Ciudad Juárez y presidente de la dimensión de Movilidad Humana dijo ver con tristeza que la actual política migratoria ha recrudecido sus acciones de contención a los flujos migratorios y, agregó, se aleja cada vez más de una visión humanitaria para la atención integral de este sector.

A través de una conferencia virtual, aseguró que tal política ha derivado en violaciones a los derechos humanos, secuestros, desapariciones, homicidios, detenciones ilegales o hacinamientos, por lo que consideró que el Gobierno de México ha evadido su responsabilidad de proteger y garantizar el ejercicio de los derechos humanos de estas personas en vulnerabilidad.

A su vez, el secretario ejecutivo de la Pastoral de Movilidad Humana, Héctor Julio Lopez Vivas, acusó que el gobierno está renuente a encontrar una solución pues parece, dijo, que se cumplen con medidas o recomendaciones que vienen del gobierno de Estados Unidos para contener la migración.

Refirió que los migrantes que llegan a los refugios refieren secuestros masivos con fines extorsivos o casos de desaparición. Agregó que están  preparando un informe para presentarlo ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

En tanto,monseñor Torres Campos lamentó que el gobierno haya delegado en las casas de migrantes de la iglesia católica, de otras iglesias y de la sociedad civil en general la responsabilidad de atender a las personas en contextos de migración.

Aseguró que ha sido omiso en cumplir con el mandato de promover y defender los derechos humanos de estas personas sin importar su nacionalidad, credo religioso o situación migratoria.

Puntualizó que la llegada de migrantes a las casas se han visto rebasadas en más del 100% respecto de su capacidad de atención, sin embargo, agregó, siguen dando atención a los migrantes refugiados, deportados o repatriados.

Dijo también que ven con preocupación que pese a los exhortos que han realizado y las denuncias desde la academia y de la sociedad civil, ha continuado con prácticas de militarización y represión, lo que ha derivado en múltiples violaciones a los derechos humanos.

Consideró se deben establecer otras alternativas a la detención y regularización migratoria para encontrar caminos más humanos y sin violencia para el transito de migrantes.

Comentarios

comentarios