Mala calidad de aire ocasiona enfermedades respiratorias en las mascotas

0
56

La mala calidad del aire que repercute en la salud de las personas afecta de igual manera a nuestras hasta el punto de ocasionar enfermedades como bronquitis o dificultades para respirar, por lo que de ser posible es preferible resguardarlos al interior de nuestros hogares.

(Foto: Juan Carlos).

De acuerdo con el médico veterinario, Marco Antonio de la Rosa Mireles, responsable del área de urgencias del hospital veterinario de pequeñas especies de la Universidad Autónoma del Estado de México, las únicas diferencias entre las mascotas y sus dueños es que los humanos presentan signos y síntomas de alguna enfermedad o malestar ocasionada por la contaminación del aire que ayuda a prevenir daños mayores en nuestro organismo, cómo dolor de cabeza o malestar al respirar, mientras que los animales, perros y gatos, sólo presentan signos del daño en su organismo, que pudiera terminar en enfermedades como bronquitis.

Esta última al estar expuesto constantemente al exceso de humo.

“Pueden tener una respuesta respiratoria aguda, tos; como un mecanismo de defensa o desarrollar bronquitis, por ejemplo, que sería lo más frecuente”.

Añadió que los animales, especialmente los perros, pueden padecer rinorrea que es el exceso de escurrimiento nasal al estar expuesto a cantidades considerables de humo, ya sea éste por algún incendio, humo del tabaco o incluso por fuertes olores como perfume. Asimismo puede presentar epífora, que es la misma condición, pero está se presenta en los ojos. 

La segunda diferencia entre las mascotas y sus dueños que señaló Marco Antonio de la Rosa Mireles es el hecho de que el ser humano tiene conciencia de estar expuesto a ambientes tóxicos, por lo que evita exponerse a los contaminantes, contrario a los animales quienes, al no percibir los ambientes siguen expuestos afectando su salud.

Esta situación —destaca— afecta principalmente a los animales que se encuentran en situación de calle o bien que se encuentran en abandonados en los hogares de sus dueños.

Comentarios

comentarios