#OjosALaObra: Tren México-Toluca con sobreprecio de 77% y estará hasta 2019

0
80

La organización México Evalúa presentó la iniciativa ¡Ojos a la Obra! con el fin de observar la transparencia, eficiencia y eficacia de los proyectos de infraestructura. El estudio se concentró en el tren México-Toluca, el Paso Exprés de Cuernavaca, Morelos, y la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Mariana Campos, coordinadora del proyecto ¡Ojos a la Obra!, señaló que el estudio evidencia fallas sistemáticas en la preparación de los proyectos de infraestructura. En consecuencia, los procesos de construcción inician sin contar con un diseño del proyecto suficientemente desarrollado, e incluso hay casos en los que ni siquiera está contratada la supervisión. “Esto deriva en que las obras sean ineficientes, lo que llega a comprometer su efectividad”, señaló. Así, fue necesario realizar retrabajos para la barda perimetral del NAIM, cambios de trazo del tren México-Toluca y la definición del diseño del proyecto a la par de los trabajos en el Paso Exprés.

El tren México-Toluca ya rebasó el plazo previsto para su conclusión (Foto: México Evalua).

En el caso concreto del tren México-Toluca, el estudio de México Evalua indica que la obra tenía previsto un costo total de 33 mil 741 millones de pesos, pero, hasta agosto de este año la inversión alcanza ya los 59 mil 217 millones de pesos, es decir, un 77 por ciento más. Además, la obra no estará terminada al cierre del año, pese a que en el Programa Nacional de Infraestructura estaba previsto que fuera concluida en diciembre de 2017. 

De hecho, los cálculos expresados por algunos funcionarios públicos, incluyendo al gobernador Alfredo del Mazo, prevén que el tren pueda empezar a operar a finales de 2019 o principios de 2020, es decir, dos años más que el plazo originalmente establecido.

México Evalua indica que la Auditoría Superior de la Federación “documentó deficiencias en la planeación del proyecto” del tren México-Toluca, incluyendo licitaciones sin planos, trazos definitivos y estudios de viabilidad e impacto, sin haber liberado los derechos de vía, ni los terrenos y usos de suelo, además de que “el trazo se modificó cuando el gobierno perdió en tribunales una demanda”.

“La mayor parte de las licitaciones abiertas observadas para tres proyectos emblemáticos –Tren Toluca, Paso Exprés y Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México- no cumple el estándar mínimo de competencia deseable”, afirmó Edna Jaime, directora general de México Evalúa. En el caso del tren, el estudio indica que “los contratos de la muestra se otorgaron en licitaciones sin un nivel de competencia aceptable para considerar que realmente fueron concursos”.

En el caso del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el reporte da cuenta de una muestra de contratos por un total de 129 mil 582 millones de pesos —84 por ciento del monto del contratado a agosto del 2018—, para la cual sólo el 27 por ciento de concursos o licitaciones se adjudicó el contrato con suficiente rivalidad, es decir, mediante licitaciones en las que se evaluaron completamente más de cinco proposiciones solventes. “En algunos casos se observó que sólo fue evaluada completamente una oferta, derivando en una contratación que, en la práctica, no es distinta de la adjudicación directa”, señala México Evalua.

Los niveles de competencia observados en el tren México-Toluca, fueron similares: desde un inicio se registró una baja afluencia de proposiciones, un promedio de seis participantes por licitación, y en siete concursos sólo asistieron menos de cuatro oferentes. “En todos los casos se identificaron diversas prácticas de abuso de los requisitos que impiden garantizar las mejores condiciones de contratación”.

Mariana Campos subrayó que la falta de preparación de los proyectos, aunada a la forma en la que se evalúan las licitaciones, por medio del precio más bajo, no promueve las mejores condiciones de contratación para el Estado mexicano. Darle el mayor peso al precio no genera información útil a la toma de decisión cuándo el diseño del proyecto no está listo, ya que no es posible cotizarlo de manera realista

En materia de transparencia, el estudio revela que ninguno de estos proyectos publicó información de los estudios de mercado, las proposiciones (ofertas), las subcontrataciones, los pagos, los informes de supervisión y auditoría interna, siendo información vital para la rendición de cuentas y que debe publicarse de acuerdo con los estándares internacionales.

“México necesita reducir la brecha de infraestructura si quiere superar su pobreza, desigualdad y corrupción. Invertir más y mejor no será suficiente para abatir por completo estos problemas, pero sí absolutamente necesario”, consideró Edna Jaime. Enfatizó que nada de esto se ve cerca mientras las autoridades continúen avalando o descartando proyectos a partir de su posición política, con perspectivas de corto plazo y limitadas por ciclos electorales. “La generación de infraestructura debe ser una decisión de Estado y no de gobiernos”, afirmó.

Comentarios

comentarios