Plan nacional para reducir uso de Plaguicidas Altamente Peligrosos

0
386

Es necesario implementar un plan nacional para reducir el uso de Plaguicidas Altamente Peligrosos (PAP) y transitar hacia alternativas agroecológicas, subrayó el director de la Red de Acción sobre Plaguicidas y sus Alternativas en México (RAPAM), Fernando Bejarano González, en la Universidad Autónoma del Estado de México.

Malformaciones congénitas y afecciones en la salud reproductiva de agricultores mexiquenses están asociadas con el uso de estas sustancias.
(Foto: Especial.)

Al participar en el VIII Congreso de la Asociación Mesoamericana de Ecotoxicología y Química Ambiental, que tiene como sede la Facultad de Química de la UAEM, afirmó que malformaciones congénitas y afecciones en la salud reproductiva de agricultores mexiquenses están asociadas con el uso de PAP.

Al presentar el libro Los plaguicidas altamente peligrosos en México, coeditado por la UAEM y en el que participaron investigadores de esta casa de estudios, detalló que en otras entidades del país como Sinaloa, el uso de estas sustancias está relacionado con el aumento de los casos de cáncer infantil y secuelas a nivel neurológico en los trabajadores.

En instalaciones del Centro Conjunto de Investigación en Química Sustentable UAEM-UNAM, el también enlace de IPEN, red global de organizaciones no gubernamentales que trabaja para reducir y eliminar el uso de químicos tóxicos, manifestó que dicho libro, publicado recientemente, tiene como objetivo proponer la categoría de PAP a fin de restringir su uso.

Destacó que este esfuerzo editorial por reunir visiones científicas y estudios de caso responde a los riesgos que enfrenta la comunidad agrícola; por ejemplo, existe evidencia de que las condiciones climáticas y sociales no permiten a los agricultores contar con indumentaria que evite el contacto directo con los plaguicidas.

“Agricultores descalzos rocían los agroquímicos sin ningún tipo de protección. Además, los productos no cuentan con la suficiente información para conocer los efectos crónicos a la salud y los daños ambientales”, puntualizó Fernando Bejarano González.

Comentarios

comentarios