Recordar y olvidar depende de la misma neurona

0
73

Está demostrado que el cerebro se encarga de ir borrando los recuerdos innecesarios para impedir que entorpezcan otra de nuestras facultades superiores: la cognición.

Neuronas en el Cerebro (Foto: Archivo).

Scripps Research Institute es una institución estadounidense de investigación médica sin fines de lucro que se centra en la investigación y la educación en ciencias biomédicas.

Un equipo de este instituto ha descubierto por primera vez el mecanismo fisiológico por el cual se forma una memoria y luego se olvida.

En la nueva investigación, que se realizó en moscas de la fruta, se analizaron los cambios sinápticos que se producen durante el aprendizaje y el olvido. Los investigadores descubrieron que una sola neurona de dopamina puede impulsar tanto el proceso de aprendizaje como el de olvido.

“Creemos que este sistema está configurado para eliminar los recuerdos que no son importantes y que no necesariamente deben durar mucho tiempo”, dice el primer autor Jacob Berry, PhD, en un comunicado. “Me parece elegante que todo esto se haga con la misma neurona. Nuestro documento destaca exactamente cómo se logra esto”.

Los científicos condicionaron a los insectos a asociar un determinado olor con una descarga eléctrica. Una vez que han sido entrenados, evitan ese olor, lo que confirma que se ha creado la memoria.

Al supervisar la actividad de las neuronas en el cerebro, antes y después del proceso de acondicionamiento, los científicos pueden obtener una visión interna de las bases fisiológicas de la formación de la memoria.

El equipo de investigación de Scripps demostró que hay circuitos dopaminérgicos específicos que participan tanto en la formación de la memoria como en la eliminación de los recuerdos.

En el estudio actual, los investigadores utilizaron técnicas de imagen para analizar el proceso con más detalle. Descubrieron que cuando una memoria de comportamiento se degrada, los cambios celulares que se producen durante el proceso de aprendizaje son realizados por la misma neurona de dopamina que ayudó a formar los recuerdos del comportamiento que se degrada.

Eso significa que, mientras vivimos una experiencia, el cerebro va creando su memoria y lo hace utilizando la misma neurona que está borrando un recuerdo anterior innecesario: optimiza sus recursos (usa la misma neurona) y al mismo tiempo libera espacio para introducir nuevos recuerdos.

“Cada vez que aprendes algo nuevo, al mismo tiempo estás formando una nueva memoria, mientras que potencialmente interfieres o borras los viejos”, explica Berry. “Es un acto de equilibrio muy importante que evita que el cerebro se sobrecargue” almacenando información innecesaria.

Berry agrega que este proceso de aprendizaje y olvido ayuda a explicar la interferencia retroactiva, una observación común en la psicología: tiene lugar cuando la información nueva dificulta la retención de la información que se aprendió con anterioridad.

Aunque la investigación se realizó en moscas de la fruta, los investigadores consideran que los hallazgos se pueden aplicar a organismos superiores, incluidos los humanos. “La evolución resolvió muchos procesos importantes como este bastante pronto”, dice Berry, “por lo que hay mucha relevancia para estudiar estas vías sinápticas en organismos más simples”.

Comprender los procesos de recordar y olvidar, y potencialmente cómo manipularlos, tiene varias implicaciones para los seres humanos. Por otro lado, mejorar la retención de la memoria, podría ayudar a tratar la demencia y otras formas de pérdida de memoria.

Con información de: tendencias21.net

Comentarios

comentarios