Requerimientos especiales

0
585

En las líneas comerciales de avión ya dejaron de llamar discapacitados a quienes presentan dificultades de movilidad o intelectuales. Ahora los nombran «pasajeros con requerimientos especiales».

Tanto la nueva denominación como el suministro de esos requerimientos, que no son más que sillas de ruedas y sanitarios, son un acierto total.

Todos los seres humanos merecemos un trato signo y respetuoso sin importar la condición física e intelectual en la que nos encontramos.

Y, efectivamente, los discapacitados solo necesitan de implementos para desarrollar su vida de la mejor manera.

Ya no es como en el pasado que permanecían ocultos al ser considerados anormales, sin valor y malignos.

La discapacidad  es un asunto de reconocimiento y derecho, no de compasión.

Comentarios

comentarios