Santos patronos

0
186

Entre las costumbres de quienes nos criamos en pueblos destaca la de festejar a los patronos de las iglesias y hoy es el turno de hacerlo de San Nicolás de Tolentino. Cuenta la historia que fue el primer santo de la orden de San Agustín. A sus seis años empezó a ir a la escuela parroquial y luego fungió de religioso y posteriormente haría sus votos. Caracterizándose por su renuncia a lo material, la dieta baja en calorías, la oración constante y el sueño irregular, se dice que en una ocasión, mientras estaba enfermo, tuvo una visión de la Virgen María que le daba de comer unos bocados de pan con lo que quedó repentinamente sano.

San Nicolás de Tolentino solía visitar enfermos, presos y ancianos, al tiempo que pasaba largas horas en oración. Se le atribuyen milagros en vida y después de muerto al tiempo que se le llamó “patrón de las santas almas” o “protector de las ánimas del Purgatorio” porque los fieles le pedían que intercediera por estas. Con un acto que consiste en bajarlo de su altar para que recorra calles, novenario, procesiones y representaciones se le celebra en Colombia, España, Italia y en México, este último con especial fervor en Galeana, Michoacán.

Escucha la opinión de Patricia Maldonado. ¡Dale play!

Comentarios

comentarios