Se acabó la cuesta de enero

0
782

Se supone que ayer pasamos lo más difícil de cada año, la cuesta de enero. Esperemos que a partir de hoy la cosa mejore sobre en todo en lo económico, empezando por el dólar. Y es que los mexicanos asociamos el precio del dólar con el peso como un elemento de crisis económica. Y por supuesto, no estamos mal.

El dólar y su tipo de cambio determinan las  operaciones comerciales a nivel internacional, lo que se vincula directamente al avance o colapso del capitalismo en la era global. Si el dólar sube, aumentan los costos de las materias en las maquilas e industrias y los consumidores finales pagamos la diferencia.

Sobre el dólar los principales organismos económicos internacionales han venido fijando su postura, basta con echarles un vistazo: la Organización de las Naciones Unidas recomendó en 2010 abandonar al dólar como moneda de reserva a causa de su inestabilidad; en el 2011 el Fondo Monetario Internacional también sugirió reemplazar el dólar por las mismas razones y en 2014, el Banco Mundial se pronunció por una nueva “super moneda” que conduzca a un sistema financiero más sólido.

Sin embargo, los pronunciamientos de los organismos oficiales y los deseos de miles de ciudadanos comunes podrían surtir efecto en otros nueve años.  Los mismos pronósticos oficiales advierten que el panorama monetario internacional dejará de tener como referente al dólar pues ahora sería triple, con la incorporación del euro y el yuan. Entre tanto, dólar vemos, crisis pensaremos.

Comentarios

comentarios