Son inconsecuentes

0
235

Los políticos, y los partidos políticos, son inconsecuentes. Con sus debidas excepciones que confirman la regla.

Comentarios

comentarios