Violencia contra la mujer en México tiene raíces históricas

0
231

Hay raíces históricas en la violencia contra las mujeres y el rechazo social hacia quienes rompen el ideal de abnegación y sacrificio que se ha atribuido a quienes se dedican al hogar y a servir a los hombres, lo cual se aprecia claramente en el siglo XIX con el estudio del trato contrastante hacia quienes tenían posibilidad de cumplir su papel, generalmente pertenecientes a las clases privilegiadas, y el que se daba a trabajadoras, pero en especial en el estigma con que se marcaba a las prostitutas, a quienes que se veía de manera ambivalente, como un mal social, pero necesario.

La investigadora Guadalupe Gómez-Aguado inició el laboratorio de ideas de 2021 en El Colegio Mexiquense con una conferencia relativa al contraste entre ideal femenino y la realidad en el siglo XIX. (Foto: especial).

En la primera sesión del año del laboratorio de ideas «Encuentros para el diálogo creativo», Guadalupe Gómez-Aguado, jefa del departamento de Historia y Ciencias Sociales del Centro de Enseñanza para Extranjeros de la UNAM, presentó un análisis detallado de fuentes documentales, iconográficas y pictóricas en la charla «¿Ángel del hogar o mujer liviana? El ideal femenino en el siglo XIX», que fue comentada por la historiadora María del Carmen Salinas Sandoval, profesora-investigadora de El Colegio Mexiquense, quien advirtió la necesidad de profundizar en el estudio del papel que jugaron las mujeres en ese siglo.

Gómez-Aguado se valió de textos, como El ángel del hogar, de María de la Paz Sinués, o Presente amistoso dedicado a las señoritas mexicanas, de Francisco Zarco, y pinturas de Pingret, Waldeck, Hegi o Linatti, así como litografías con cuadros costumbristas para ilustrar el contraste entre el ideal al que solo podían acercarse las mujeres que tenían recursos familiares, económicos y sociales, y quienes enfrentaban la realidad del desamparo mediante el trabajo o la prostitución como caso extremo.

Esa idealización se centraba en la maternidad y el cuidado del hogar; en actitudes como el recato y el silencio, así como en la transmisión de valores en un mundo regido por los hombres y con marcadas limitaciones educativas para las mujeres, quienes estuvieron excluidas también de la vida política y económica, hasta que en el último tercio de ese siglo empezaron a tener presencia pública las pioneras de los derechos de las mujeres.

La investigadora atendió en su exposición la realidad de las mujeres trabajadoras -lavanderas, sirvientas, costureras, bordadoras, obreras- y la violencia y crudeza con que se trataba a las prostitutas, sobre todo a partir del segundo imperio, cuando el Estado empezó a reglamentar la prostitución y favoreció incluso la aparición de burdeles, en el contexto de inicio del capitalismo sobre las bases políticas del liberalismo.

María del Carmen Salinas Sandoval, estudiosa del siglo XIX en las dimensiones política y social, reconoció la importancia de trabajar históricamente el papel de las mujeres y las familias, afrontar los retos teóricos y metodológicos que ese esfuerzo supone, así como hacer el enlace con la situación de las mujeres en la Colonia, el siglo XX y el tiempo actual, marcado por la violencia de género.

En tanto, el presidente de El Colegio Mexiquense, César Camacho, además de dar la bienvenida a la conferenciante y resaltar la utilidad de las plataformas y redes sociales para el trabajo académico y de divulgación del conocimiento, destacó la necesidad de explorar el origen de preocupantes fenómenos actuales como expresiones subculturales, entre estas los estereotipos heredados, que son una forma de pensar, actuar y vivir cotidianamente.

Dijo que el cambio de actitudes es el más difícil de lograr, pero es indispensable para atender los fenómenos de violencia contra la mujer, los cuales deben ser erradicados, y se refirió a la evolución legal y en materia de políticas públicas, que debe complementarse con cambios culturales para atender de fondo la violencia de género e intrafamiliar.

Comentarios

comentarios