¿Y si abren palacio de gobierno?

0
216

Van a decir que qué bien friego. Me disculpo de antemano. Aunque no me arrepiento. Y acto seguido, me explico:

La semana pasada se inauguró el Parque de la Ciencia Fundadores de Toluca. Que les quedó rete mono, es la verdad. Y que a la letra se dijo que “formará un corredor con alto valor turístico y cultural para conectar el Cosmovitral, los museos José María Velasco, Felipe Santiago Gutiérrez, el Museo-Taller Luis Nishizawa, el de Bellas Artes y la Plaza de los Mártires, lo que permitirá un mejor aprovechamiento del patrimonio del Centro Histórico, y será un atractivo para el turismo”.

Todo muy bien. El arriba firmante está de acuerdo, aunque nadie necesita que esté de acuerdo. Pero, ya entrados en gastos: ¿han pensado en abrir el palacio de gobierno a las visitas guiadas, a que los toluqueños, los mexiquenses y los eventuales excursionistas y turistas que se aventuren por estos lares? Para que vean el lugar donde despacha el gobernador del Estado de México, los murales que existen en sus paredes y pasillos, y eventualnente hasta algunos de los salones, donde también existen muestras de una riqueza artística.

La pregunta, desde luego, no la lanzo al vacío. Se la hago al mismísimo gobernador Alfredo del Mazo; a la secretaria de Cultura y Turismo, Marcela González Salas, y al secretario de Finanzas, Rodrigo Jarque —porque a mí entender, esa Secretaría es la depositaria del inmueble—. Ustedes son personas que han visto el mundo y saben que hay lugares donde despachan jefes de Estado y de gobierno a los que se puede ingresar con una intención turística, cultural y de conocimiento.

Aquí, cerquita, en Tlaxcala, se puede entrar al palacio de gobierno y conocer el inmueble. Más lejecitos, en Mérida —capital de la hermana república de Yucatán— es posible meterse hasta el despacho del gobernador. En Austin, la capital de la hermana república de Texas, ingresa uno al Capitolio texano y lo recorre como Pedro por su casa. Y del otro lado del charco, por una módica marmaja,  sucede lo mismo en el Palacio Real de Madrid, España; en el Kremlin, en Moscú, Rusia, o en el Castillo de Windsor, en Inglaterra.

Y los turistas visitan hasta al Pentágono —previa cita—.

Puestos sobre la mesa los ejemplos, que seguramente conocerán los interfectos, el arriba firmante piensa hasta en el morbo que significaría para algunos observar el lugar donde despacha el gobernador y donde despacharon personajes políticos del (inexistente) Grupo Atlacomulco.

Al palacio de gobierno habría que agregar el acceso a la Cámara de Diputados, que también alberga un patrimonio artistico, así como al palacio de justicia, aunque en este último caso el magistrado Ricardo Sodi ya dijo alguna vez que lo abrirían como espacio de expresión cultural, educativa y artística.

Dennos chance. Sería bonito pasar un día en el nuevo parque y por los pasillos de los edificios que son sede de los poderes públicos del estado. Bien vigilados y acordonados son atractivos por sí mismos.

Ahora que sí les parece un exceso abrirle las puertas al pueblo llano, hagan de cuenta que no dije nada.

Comentarios

comentarios