El celular y el automóvil

0
562

El uso del teléfono celular mientras se maneja está fuera de límite. El último dato es que, en el estado de México, cuatro de cada diez conductores recurre a ese dispositivo para hacer llamadas, revisar o enviar mensajes e información, según el Instituto de Salud.

Los usuarios se niegan a dejarlo en el bolsillo o la bolsa pues esto les causa ansiedad y sudoración. Prefieren traerlo a un lado, como un pasajero más, tenerlo a la vista, junto a la palanca de velocidades, o colocárselo sobre las piernas.

Los humanos no acabamos de entender que el celular, de 5 x 9 centímetros, medida estándar, y con funciones básicas de comunicación, tiene a miles bajo control y especialmente a quienes lo combinan con el volante.

¿Arriesgarse a perder la vida con tal de mandar un mensaje al tiempo que se conduce? Si la respuesta es positiva, es morir por decisión propia. Y no tanto por incapacidad física sino por negligencia. Y la negligencia es el sendero de la muerte, según Buda.

Comentarios

comentarios