En el Día Nacional del Transplante

0
918

El fin de semana se conmemoró el Día Nacional de la Donación y Trasplante de Órganos. Una fecha, que como la del aborto, que tuvo su aniversario ayer, es motivo de disputas y controversias, ocasionadas a su vez, por ideas y juicios personales.

Las ideas y juicios personales sobre la donación de órganos, dentro y fuera de México, provienen del deseo mayoritario de llegar íntegro al sepulcro. Un anhelo que, siendo prácticos, durará mientras el cuerpo entre en estado de descomposición.

La generalidad de las personas fallecen debido a un paro cardio-respiratorio, independientemente de la enfermedad que provoque el cese de las funciones del corazón. En estos casos sólo se pueden donar tejidos como las córneas, según el Centro Nacional de Trasplantes.

En cambio, en caso muerte encefálica, cuando el tallo cerebral deja de recibir sangre, se pueden donar corazón, riñones, hígado, pulmones, páncreas y tejidos.

¿Porqué no pasar de las ideas y juicios personales a lo práctico o útil? Hay 20 mil personas en la lista de espera de donadores y cada hora mueren, tan solo en el estado de México, más de seis mil personas, posibles candidatos de donación.

Comentarios

comentarios