Gel inyectado en el escroto sería el próximo anticonceptivo masculino

0
466

Las vasectomías están en alza en Estados Unidos, pero no todos los hombres están dispuestos a comprometerse con una forma permanente de control de la natalidad. Aunque a veces la operación puede revertirse, es cara y no siempre funciona. ¿Y si hubiera otra opción de anticonceptivo masculino?

Contraline ha implantado en 23 hombres y de forma segura, un hidrogel que bloquea el esperma. Está diseñado para ser como una vasectomía totalmente reversible

Un nuevo anticonceptivo masculino

La empresa de biotecnología, Contraline, con sede en Virginia, está probando un nuevo tipo de anticonceptivo masculino similar a la vasectomía, pero totalmente reversible. La empresa ha anunciado hoy que cirujanos australianos realizaron con seguridad la intervención en 23 hombres en un ensayo en fase inicial.

Para ello se utiliza una sustancia blanda a base de agua, llamada “hidrogel”, que se inyecta en los conductos deferentes, el par de tubos del aparato reproductor masculino que transportan el esperma maduro. Según la empresa, a los 30 días de su inserción, el gel redujo en más de un 99% el número de espermatozoides en movimiento. No se han notificado efectos secundarios graves.

Kevin Eisenfrats, cofundador y director ejecutivo de Contraline, afirma que es como un Dispositivo Intra-Uterino (DIU), pero para hombres: “Ahora mismo no hay nada que sea duradero y reversible para los hombres”, expresa. “Está hecho para personas que no están preparadas para tener hijos, que están espaciando el momento de tenerlos o que creen que ya han terminado de tenerlos pero quizá no están preparadas para esa opción permanente”.

¿En que se diferencia de una vasectomía?

En una vasectomía, se cortan y sellan los conductos deferentes para que el esperma no pueda pasar de los testículos a la uretra, el conducto que hay dentro del pene.

El método de Contraline consiste en hacer una pequeña perforación en el escroto y utilizar un inyector manual para introducir el hidrogel a través de un catéter conectado al conducto deferente. A continuación se retira el catéter y la perforación cicatriza por sí sola.

Una vez inyectado, el hidrogel bloquea la entrada de espermatozoides en el semen. Eisenfrats compara el gel con un filtro de café, en el que los espermatozoides son la borra del café. Los espermatozoides no pueden atravesar el filtro, pero el semen, que es líquido, sí.

Los hombres del ensayo tenían entre 25 y 65 años y se dividieron en dos grupos que recibieron distintas cantidades de hidrogel: un volumen menor y uno mayor. La implantación del gel duró unos 20 minutos y se realizó con anestesia local, a menos que se optara por la sedación.

Eisenfrats indica que la concentración y el movimiento de espermatozoides en los hombres son comparables a los niveles observados con una vasectomía. “Estamos viendo que esto funciona”.

El objetivo del ensayo actual es evaluar la seguridad y longevidad del gel, no su eficacia para prevenir el embarazo. Se pidió a los participantes que utilizaran un método anticonceptivo de reserva mientras estuvieran en el ensayo.

Se disolvería y sería reversible

El gel está diseñado para disolverse al final de su vida útil, por lo que se hará un seguimiento de los hombres durante dos años para determinar cuánto tarda en disolverse. Eisenfrats dice que el objetivo es tener un producto que dure de uno a dos años.

Pero las personas podrían querer recuperar la fertilidad antes de ese plazo, por lo que Contraline quiere demostrar que puede revertir el procedimiento de forma segura. La empresa ha probado la reversibilidad del gel en perros y ha comprobado que el recuento y la calidad del esperma se recuperan tras retirarlo. Este año tiene previsto realizar un segundo ensayo para probar la reversibilidad a demanda en personas. En el ensayo inicial solo se incluyó a hombres que declararon no querer tener hijos.

Aunque el estudio es pequeño, Heather Vahdat, directora ejecutiva de la Iniciativa Anticonceptiva Masculina, una organización sin fines de lucro con sede en Carolina del Norte, se muestra esperanzada por el perfil de seguridad hasta el momento. Su organización financia la investigación sobre anticonceptivos masculinos no hormonales y ha aportado fondos a Contraline: “La reversibilidad parece muy factible”, defiende.

La Fundación Parsemus, sin fines de lucro, lleva varios años investigando un gel similar, llamado Vasalgel, pero ha sufrido retrasos en los ensayos con humanos. La organización sanitaria, con sede en San Francisco, se asoció en 2022 con una empresa biotecnológica, NEXT Life Sciences, para seguir desarrollando Vasalgel. En un artículo de 2017, investigadores de la fundación demostraron que Vasalgel podía eliminarse en conejos con una inyección de bicarbonato de sodio. El flujo de esperma regresó en los animales después de la inversión.

“No son componentes complejos en estos polímeros. Están bastante bien caracterizados y sabemos cómo se comportan”, señala Vahdat.

¿Hay peligro?

Cualquier procedimiento médico puede tener efectos secundarios o complicaciones. Raevti Bole, uróloga especializada en salud masculina de la Clínica Cleveland, quien no participa en el ensayo, destaca que una inyección en los conductos deferentes podría conllevar riesgo de infección cutánea, molestias leves o pequeños hematomas.

Y aún hay incógnitas sobre el gel en sí. Aunque los hidrogeles son biocompatibles y generalmente seguros, Bole apunta que le gustaría saber si el producto de Contraline podría causar cicatrices permanentes o cambios en los conductos deferentes, y si podrían repetirse las inyecciones sin peligro.

Una consideración práctica es cómo controlarán los médicos a los pacientes para asegurarse de que el gel sigue funcionando. “Aunque el riesgo de embarazo sea bajo, me gustaría conocerlo para asesorar a mis pacientes y permitirles comparar sus opciones”, afirma Bole.

Faltan años para que el gel de Contraline esté disponible comercialmente

La empresa tendrá que realizar ensayos con cientos de personas y sus parejas para comprobar su eficacia en la prevención del embarazo. Eisenfrats afirma que el objetivo de la compañía es lanzar un ensayo de mayor envergadura en EE UU en los próximos años.

Mientras tanto, hay otros métodos anticonceptivos masculinos en fase de desarrollo. Los Institutos Nacionales de Salud de EE UU y el Consejo de Población, una organización internacional sin fines de lucro dedicada a la salud y las ciencias sociales, están probando un gel hormonal que los hombres se aplican diariamente en los hombros para bloquear la producción de esperma. Y en diciembre se puso en marcha en el Reino Unido un pequeño ensayo para probar una píldora anticonceptiva sin hormonas desarrollada por YourChoice Therapeutics. Impide la producción de esperma bloqueando el acceso a la vitamina A.

YourChoice y Contraline evitan las hormonas porque suelen producir efectos secundarios desagradables. Un ensayo previo de un anticonceptivo hormonal inyectable para hombres se interrumpió antes de tiempo cuando una junta de control de seguridad detectó un elevado número de efectos adversos, como acné, trastornos del estado de ánimo, aumento del deseo sexual y dolor muscular. La tasa de efectos secundarios era alta en comparación con la que suelen experimentar las mujeres que toman anticonceptivos hormonales.

Hay pruebas de que los hombres están interesados en probar nuevos tipos de anticonceptivos. En una encuesta estadounidense realizada en 2017, la Iniciativa Anticonceptiva Masculina descubrió que el 85% de los 1,500 hombres encuestados de entre 18 y 44 años, estaban interesados en evitar que su pareja se quedara embarazada.

“Los hombres quieren dar un paso adelante. Se están dando cuenta de que sus parejas tienen todos estos efectos de los anticonceptivos”, explica Eisenfrats. “Necesitan más opciones para hacerse cargo de su reproducción”.

Comentarios

comentarios