Nueva Alianza, la franquicia familiar de Mario Cervantes Montero

0
164

En una especie de mensaje de despedida, a manera de presagio, un grupo nervioso de colaboradores de Mario Cervantes Palomino, encabezaron una conferencia de prensa con el propósito de ejercer presión sobre los magistrados de la Sala Regional del Tribunal Federal Electoral en Toluca, estado de México

(Foto: Especial).

Lo primero que llamó la atención fue la ausencia de la cabeza, Mario Cervantes Palomino, quien con el pretexto de tener síntomas de COVID-19, tuvo miedo de dar la cara ante medios de comunicación que él mismo convocó.

Cervantes Palomino permaneció atrincherado en las oficinas de Ecatepec de donde no ha salido desde el 17 de diciembre del 2021, fecha en la que traicionó la confianza de sus ex compañeros a quienes mandó golpear para secuestrar por medio de la violencia al partido con el que se identifican las Maestras y los Maestros del Estado de México.

En esta conferencia, Cervantes Palomino estuvo representado por el «Junior», Mario Cervantes Montero, a quien Nueva Alianza le dio, sin méritos ni trayectoria partidista, la oportunidad de ser regidor; privilegio que por cierto, jamás logró ni fue tomado en cuenta durante su trayectoria como priísta de segunda mano, pues en la historia de Ecatepec, es el primer regidor de Nueva Alianza en funciones con apenas 6,000 votos conseguidos en la elección de 2021.

El vocero oficial y encargado de dispersar las mentiras e insultos que su “jefe político” no se atreve a pronunciar es Efrén Ortiz Álvarez, quien logró llegar a la representación del partido de los Maestros ante el IEEM, traicionando a la difunta hija de la ex lideresa magisterial Elba Esther Gordillo, pues fue allá en septiembre de 2013 que orquestó la salida de quien le tendió la mano cuando no era nada.

Mario Cervantes Palomino trata de contaminar el ambiente ante la inminente resolución del Tribunal Electoral Federal que lo dejaría fuera de Nueva Alianza, busca confundir a la militancia con mentiras para justificar la falta de resultados.

Como muestra de lo anterior, está la incapacidad de construir un equipo competitivo para la elección extraordinaria de Atlautla, donde Nueva Alianza fue el único partido político que no registró candidatos, es decir, mientras todos los partidos estaban en la lucha democrática previo a la elección más importante en el estado, Mario padre e hijo, sólo pensaban en disfrutar de las ganancias familiares, producto del control de las prerrogativas que le deja el mejor negocio de sus vidas.

Otra muestra de su falta de liderazgo, fue el evento que realizó en días pasados, en donde con apenas algunos cientos de “vagoneros” pagados, trató de legitimar la traición que cometió en contra de quienes fueron sus compañeros de partido.

Las mentiras de Mario Cervantes Palomino, se convirtieron en una obsesión por culpar al Diputado Local Rigoberto Vargas Cervantes, de todo aquello que como Presidente de Nueva Alianza no ha podido lograr, pues desde el tabique donde hoy despacha, se olvidó que el hoy Legislador fue el candidato que más votos aportó al registro de este instituto político.

Es importante recordar, que fue el máximo órgano de dirección de Nueva Alianza el que decidió en diciembre pasado remover como Presidente Estatal a Mario Cervantes Palomino  y no los «enemigos imaginarios» del magisterio a los que sus cómplices hacen mención.

También es importante que la militancia sepa, que ni el Instituto Electoral, ni el tribunal local, le han concedido la razón a Cervantes Palomino; en el primer caso, en complicidad con personal del IEEM, el aún representante Efrén Ortiz, acordó «en lo oscurito” no entrar al análisis de los actos legítimos del máximo órgano de Nueva Alianza.

De ahí el nerviosismo expresado en la conferencia de prensa, pues los “amarres” al alcance de este grupo de oportunistas llegaron a su límite.

La verdadera militancia de Nueva Alianza, rechaza la ilegalidad y opacidad en la que Mario Cervantes conduce los destinos de esta fuerza política, pues Nueva Alianza no es un botín familiar, no le pertenece a ninguna persona, ni está conformado por el cascajo que ya no tuvo lugar en otros partidos políticos.

Nueva Alianza es de sus militantes, es de las y los ciudadanos que le han dado vida durante casi 18 años a través de la confianza depositada en las urnas, por lo que esperan que las autoridades electorales hagan justicia para rescatar del saqueo y la simulación al instituto político.

Militantes advierten que ni los golpes, ni amenazas ni calumnias, los podrán detener para defender una causa justa donde prevalezca la democracia en el partido Nueva Alianza y deje de ser botín familiar.

Nos mantendremos firmes y con valentía en esta lucha, desde aquí le decimos a los traidores que ni los golpes, las amenazas y calumnias, nos podrán detener, por que defendemos una causa justa y estamos del lado correcto de la historia.

Comentarios

comentarios