Impacto ambiental

0
85

Uno de los argumentos más recurrentes de particulares y organizaciones no gubernamentales para frenar los hábitos de las personas que hacen daño al medio ambiente, es dejar de consumir lo que fabrican las empresas.

De manera específica, en esta ocasión la referencia es a la comida rápida que tiene a millones de mexicanos con obesidad y sobrepeso por acudir a ella debido al gusto, precio y rapidez que le proporciona.

México continúa con la tasa más alta en obesidad y sobrepeso entre los países que conforman la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos lo que está reduciendo drásticamente la calidad y esperanza de vida de los mexicanos.

Sin embargo, aún y cuando se siga hablando  del impacto ambiental quien decide qué comer y la cantidad qué es cada uno. Es decir, hay libertad para comer lo que se quiera en la porción que se disponga.

Decidir por uno mismo lo que se come está por encima de cualquiera otra cosa. Es una una elección consciente como decidir con qué fuego quemarse.

Comentarios

comentarios