Jaime Sabas y Dulce Ibeth se han reintegrado a sus labores después de padecer COVID-19

0
243

Para una mejor atención a sus derechohabientes, pensionados y pensionistas, el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios informó que reforzó al personal en las áreas COVID con la contratación de 488 médicos y enfermeras, destinó 131 consultorios exclusivos para casos probables de coronavirus, cuenta con dos hospitales COVID-19.

Reciben atención oportuna y agradecen al equipo médico en el que participaron neumólogos, nefrólogos, internistas, personal de Enfermería y residentes, entre otros (Foto: especial)..

Los hospitales son el Centro Médico Toluca y el Hospital Regional Tlalnepantla y 11 unidades médicas móviles, donde se toman signos vitales, temperatura y se realizan protocolos de clasificación de complicaciones respiratorias para canalizar los casos.

.

Por lo anterior, Jaime Sabas y Dulce Ibeth son derechohabientes atendidos por contagio de COVID-19 en el Issemym y tras la atención recibida han logrado reintegrarse a sus actividades cotidianas y forman parte de los cerca de 25 mil mexiquenses que han vencido esta enfermedad.

“Recibí un trato increíble en el instituto, desde la llegada, desde que yo llegué al instituto me trataron muy bien, me ingresaron inmediatamente”, comentó Jaime Sabas.

En su lugar de trabajo, desde la segunda quincena de marzo, se empezó a hablar con más intensidad del virus, sus compañeros hablaban de cuidar a las personas mayores o a quienes padecieran diabetes o hipertensión, ya que se podía complicar su estado de salud en caso de un contagio.

A sus 41 años de edad y cinco de ellos padeciendo hipertensión comenzó con síntomas como temperatura de 40 grados, dolor de cabeza, dificultad para respirar y caminar, eso lo alarmó y, sin dudarlo, marcó al 800-900-3200 para recibir asesoría al respecto.

“Marqué a la línea del Edoméx, la que pusieron al servicio para la gente, para los temas de COVID-19, donde me hicieron un test y sobre ese test me comentaron que podía ser yo un posible candidato para portar el COVID-19 y que asistiera a la institución pública a que me hicieran una prueba, es así como yo asisto al ISSEMyM a que me hicieran una prueba del COVID y sí, efectivamente, ahí me hacen la prueba, me internan desde el día 2 de abril”, recordó.

“La prueba tardó 48 horas en salir, me dijeron que era positivo y que tenía que llevar un cierto tratamiento, estuve aislado, me dieron seguimiento en la institución tanto a mí como a mi familia”, agregó Jaime.

Tras 15 días en el Centro Médico Issemym Toluca logró recuperarse de manera progresiva, los especialistas analizaban su estado de salud diariamente para monitorear los síntomas de la enfermedad, porque cada día es importante y con un padecimiento de hipertensión el paciente es más vulnerable.

Como medida preventiva, sus jefes tomaron la decisión de poner en cuarentena a los servidores públicos que habían convivido con Jaime y a la fecha ninguno presenta algún síntoma relacionado con el virus.

Un caso más es el de Dulce Ibeth, quien a sus 33 años de edad presentó sus primeros síntomas a finales de mayo, entre ellos dolor de garganta, cuerpo y cabeza, así como fiebre.

Tras realizarle la prueba fue diagnosticada con COVID-19 y durante ocho días fue hospitalizada en el Hospital Regional Toluca del Issemym.

A cargo de su proceso de recuperación estuvo pendiente un grupo interdisciplinario donde participaron neumólogos, nefrólogos, internistas, personal de Enfermería y residentes, entre otros.

Durante su estancia hospitalaria su mayor preocupación era su hijo, ya que el alejamiento y aislamiento de los seres queridos es una de las situaciones que se presentan durante el proceso de recuperación, porque los principios de sanidad hospitalaria señalan que una vez internado en área COVID, no pueden recibir a ningún familiar.

Esta situación de incertidumbre le provocó angustia, a tal grado que el llanto se hacía presente en cualquier momento. Recuerda que el personal médico que estuvo al tanto de ella, le daba ánimos para que siguiera luchando por su vida.

“Lo que me preocupaba pues era mi hijo, más que nada, porque está chiquito, entonces yo decía pues tendré que alejarme de él, y sí fue muy complicado, la verdad”, afirmó.

“Agradecer a todos, a los médicos que estuvieron ahí, a mi familia que también estuvo ahí, a todos, pues yo creo que tienen que cuidarse”, enfatizó.

Dulce señaló que después de su proceso de recuperación en el hospital la forma de ver la vida le ha cambiado, especialmente en la cuestión de valorar el tiempo compartido con su familia.

“Ya me hicieron mi segunda prueba, ya soy negativo, gracias a Dios, ya ha cambiado un poco, pues por todo lo que pasó, porque estoy más con mi familia, con mi hijo, con mi esposo, con los que puedo estar en este momento. Es decir, he cambiado mi forma de pensar, mi forma de ver las cosas”, indicó.

Tanto Jaime como Dulce invitaron a la población a continuar con las medidas higiénicas de prevención, como la sana distancia, el lavado de continuo de manos y el uso de cubrebocas.

“Las recomendaciones nos las dieron desde que llegó esta pandemia al país nos las vienen marcando, yo creo que son de suma importancia y si nosotros las llevamos a cabo, claro que podemos minimizar el riesgo”, destacó Jaime.

Con un aproximado de un millón de derechohabientes, cerca de 2 mil han presentado contagio por COVID-19. En ese sentido, la estrategia que sigue el instituto está basada en los lineamientos e indicaciones del Comité Estatal de Seguridad en Salud, organismo que encabeza el Gobernador Alfredo Del Mazo e integrado por titulares de diversas dependencias de la administración mexiquense.

Lo anterior se informó, aunado al esfuerzo y la entrega del personal médico ha sido determinante para que la sociedad mexiquense salga avante de esta contingencia de acuerdo con las autoridades, quienes reconocen el profesionalismo de médicos, enfermeras, conductores de ambulancias, camilleros y demás personal, quienes trabajan en equipo para vencer a esta enfermedad.

Comentarios

comentarios