Los discursos del 2 de marzo

0
1908

Los discursos de la ceremonia conmemorativa del 192 aniversario de la erección del estado de México no tuvieron desperdicio.

El del padre Jesús Quirce Andrés, rector de la Universidad Anáhuac, no tiene desperdicio. Aunque le recomiendo a los políticos y servidores públicos presentes que lo relean, porque me quedé con la impresión de que estaban dormidos con los ojos abiertos. Sus alusiones a las obligaciones de sociedad y gobierno con el estado de México deben ser revisadas letra por letra.

En adelante, puedo decir que los tres restantes tuvieron mensajes políticos entre líneas.

Las alocuciones del secretario general de Gobierno, José Manzur Quiroga, por ejemplo. Con su enfoque hacia la figura del gobernador Eruviel Ávila, pero también como una expresión de lealtad personal, que sirvió para levantar la mano rumbo a la sucesión estatal.

El gobernador Ávila, a su vez, institucional. Pero poniendo la atención en el cambio constante de la cumpleañera entidad.

Y me concentro en el discurso del jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, Francisco Guzmán Ortiz, a quien hemos visto con mucha frecuencia por tierras mexiquenses, lo que ya en sí es un signo que hay que considerar. Fue un mensaje que resaltó a las instituciones, a la gubernatura en particular. Se refirió a ella, a través de sus distintos ocupantes, y su evolución en intereses y estilos, pero institucional y disciplinada. Como diciendo que aquí hay un jefe político y todos deberían saber quién es. Somos “hombres de Estado”, dijo.

Y es que a estas alturas ya hay una docena de aspirantes a la candidatura al gobierno del estado de México.

Entre los que no sé, todavía, si haya que inscribir al propio Guzmán Ortiz. Porque entre los tricolores apuntados ya tenemos a María Elena Barrera, Alfredo del Mazo, Ana Lilia Herrera, José Manzur, Carolina Monroy y Cruz Roa. Más los que se acumulen.

Estas ocasiones son así, para que los que quieran escuchar mensajes políticos presten oídos a lo que señalan los oradores. Porque a partir de hoy, no tengo duda, vienen tiempos de promoción política que culminarán en un año, cuando cada partido, alianza o coalición postule a un candidat@ al Poder Ejecutivo del estado de México.

A Eruviel Ávila le quedan dos años al frente del gobierno estatal. Y las oposiciones al régimen actual no están demasiado visibles. En cambio, sí los grupos, los liderazgos e intereses al interior del partido en el poder, en donde parece, desde hoy, que ya comienza la batalla.

Comentarios

comentarios