Neurosis al volante

0
678

¡Qué ganas las de nosotros los conductores de molestarnos al manejar! Pareciera que hemos encontrado a bordo del vehículo y en las calles de la ciudad la forma de vaciar nuestras frustraciones y fracasos.

Alta velocidad, volantazos, invasión de carriles, desdén hacia señalamientos de tránsito. Apretamos al claxon a cada rato y a la menor situación bajamos el vidrio para insultar y amenazar.

Parecemos una sociedad de neuróticos. De esas que pierden con facilidad el control de las emociones y reacciones. Que actúa con enfado, molestia e incluso envidia y tristeza. Que no se soporta a sí misma.

Tenemos que madurar. Asumir nuestra responsabilidad ante los problemas personales y comunes. Esto requiere reflexión, conocimiento, compromiso y acción. Precisamente lo opuesto a lo que estamos haciendo y que se evidencia al manejar.

Ya basta de molestarnos al manejar. Evolucionemos a una sociedad consciente y activa.

Comentarios

comentarios