Xingguo, el tren chino que cuelga boca abajo y funciona con levitación magnética

0
144

El ferrocarril Xingguo es un nuevo maglev colgante que promete revolucionar el sistema de transporte en China. Esta maravilla de la movilidad combina la levitación magnética con un ferrocarril colgante que pende boca abajo. Será el primer tren del mundo en cumplir estas características.

Con la puesta en marcha de este ferrocarril, China busca varias ventajas, entre ellas está un servicio silencioso y una infraestructura que no altere el tráfico de vehículos y peatones (Foto: Especial).

Xingguo terminó de montarse a finales de 2021, actualmente afronta sus ajustes finales para someterse en julio a las pruebas en la pista. Se espera que pueda alcanzar una velocidad de 80 kilómetros por hora, aunque a finales del año pasado se apuntaba a que llegaría a los 120 kilómetros por hora.

El moderno tren es fruto de la colaboración entre la Universidad de Ciencia y Tecnología de Jiangxi y el Grupo de Industria y Ciencia Ferroviaria de China. Se montó en Wuhan y ahora se afina en Ganzhou.

«People Daily» señala que Xingguo utiliza tecnología de levitación magnética permanente, lo cual le permitirá flotar sin necesidad de electricidad. Utiliza la fuerza repulsiva entre los imanes permanentes y las pistas de imanes permanentes para lograr la suspención del vehículo mediante tracción sin contacto. Esto le permite características como ahorro energético, comodidad, respeto al medio ambiente y mantenimiento conveniente.

Con la puesta en marcha de este ferrocarril, China busca varias ventajas. Entre ellas está un servicio silencioso y una infraestructura que no altere el tráfico de vehículos y peatones. Al estar suspendido sobre su vía, no interferirá con el tránsito urbano y tendrá derecho de paso independiente.

Una de sus desvetajas es su aforo bastante inferior al de los trenes subterráneos. Sin embargo, resultará mucho más económico. Se calcula que su coste rondará la quinta parte.

China es el tercer país en exportar la tecnología de trenes colgantes, después de Alemania y Japón.

Comentarios

comentarios