En el cine tuve mala suerte: Héctor Bonilla

0
872

Como parte de las actividades online de la Universidad Nacional Autónoma de México y su programa “Cultura UNAM”,  el actor Héctor Bonilla ofreció una plática a través de redes sociales en la que recordó sus desencuentros con la industria cinematográfica.

Foto: Especial.

Héctor Bonilla señaló que su salida de la ANDA (Asociación Nacional de Actores) sucedió al darse cuenta de los malos manejos que  había en ese momento. Posteriormente, en su búsqueda de  un cambio en la industria cinematográfica, realizó al lado de Alfredo Joskowicz, la película “El cambio” en 1971 en la que también actuaba Ofelia Medina, Sergio Jiménez y Sofía Joskowicz. A “El Cambio” siguió “Meridiano 100”, una película “muy aventurada”, de acuerdo al propio Héctor Bonilla, en la que tuvo inconvenientes con Alfedo Joskowicz.

“Ahí tuve unos desencuentros con Alfredo porque él comenzó a basarse para la elaboración del guión en un cuento francés y yo le  dije: En política más vale ser obvio que ser confuso y hay que ser perfectamente claro. Y nos distanciamos al final pero eso fue, digamos, mi incursión al cine y de ahí acabamos en Rojo Amanecer”, recordó el actor de 81 años de edad.

Los problemas continuaron con la película “María de mi corazón”. “Estando en el SAI (Sindicato de Actores Independientes) yo le propuse al conglomerado, al sindicato, que hiciéramos una industria en 16 milímetros para competir (con la ANDA). Teníamos a los mejores actores de México y fueron sin cobrar a hacer ‘María de Mi Corazón’, yo creo que es lo mejor que ha hecho María Rojo, yo creo que es lo mejor que hizo (Jaime Humberto) Hermosillo. Y resulta que cuando terminamos la película, Hermosillo se la vendió a (Manuel) Barbachano, a mí me llegaron con dos mil pesos yo les menté la madre y se los aventé y se quedó un poco perdida esta película. Posteriormente, hice una película que se llamó ‘Bloody Marlene’ y quién sabe qué pasó con esa película por eso hablo de que tuve muy mala suerte en el cine: dos películas que fueron muy importantes para mí no vieron la luz”, explicó Héctor Bonilla.

Sobre sus inicios en la actuación, Héctor Bonilla recordó que descubrió su vocación cuando cursaba tercero de secundaria y en preparatoria continuó en obras como “Los de abajo” y “Segundo Piso”, una crítica al sistema político mexicano.

Respecto a su trabajo en telenovelas, reconoció que no era lo que quería hacer pero no niega la fama que le dio. “Evidentemente no era lo que yo quería hacer pero la popularidad si tú te ponías a ver que de entrada una telenovela tiene un millón de espectadores y la gente que entra al cine a ver una película, es incomparable. Entré a la televisión con Ernesto Alonso y me echaba flores pero no me daba un estelar y me decía ‘La próxima mi’jito…’ pero estaba por ahí un productor chileno, Valentín Pimstein, y él medio un estelar y sí fue un parteaguas. A pesar de que el galán oficial no era yo, era Juan Ferrara, hacer esa telenovela me abrió muchas puertas”.

Con alrededor de 150 obras de teatro, el actor reconoció que las puestas “Aquel tiempo de campeones” y “Almacenados”, son de las más significativas. “Hay muchas obras que por distintas razones las tengo en un gran recuerdo pero estas obras me marcaron”.

En junio de 2019, Héctor Bonilla obtuvo el Ariel de Oro por más de cinco décadas de trayectoria, premio que al que valora, reconoció que nunca ha aspirado a la internacionalización. “Yo nunca aspiré al Oscar, tengo una gringofobia; en particular me asumo como un actor doméstico. Desperdicié una oportunidad de internacionalizarme en España pero estoy muy contento de haber desarrollado mi carrera aquí”.

Comentarios

comentarios