Pleito adelantado

0
388

Los comicios para elegir al jefe o jefa del Poder Ejecutivo del Estado de México se celebrará el año próximo. En unos meses no se hablará de otra cosa en los corrillos políticos. Que si Fulana de Tal, que si Perengano o Perengana, que si Zutano de Tal, que si las fuerzas vivas, que si el pueblo bueno, que si los sectores, que si la alianza. Lo de cada madre de todas las elecciones. Porque le guste a quien le guste y le cuadre a quien le cuadre, la del Estado de México es la madre de todas las elecciones. El laboratorio político. Y algunos conceptos más de la invención de los interesados en el tema.

Los think tanks de esta columna aseguran que la disputa político electoral está muy adelantada.

Y que la parálisis en el presupuesto estatal para este año es el prólogo de una reyerta prolongada, que probablemente tendrá aspecto de pleito de cantina. De esas de película, donde las mesas vuelan, las sillas se rompen, las botellas se quiebran “en la maceta”, hay gritos, sombrerazos, se escuchan salvas y sólo los más picudos salen sin un rasguño. Toda proporción guardada.

Los think tanks dicen que estamos en la fase que han denominado “y tu agüita de limón,  ¿de qué la quieres?”. Y que pronto pasaremos a la de “tu abuelita lava ajeno” para ir subiendo poco a poco de tono, al calor de los tiempos políticos.

En esta fase nuestros insignes diputados están en ese juego de manos de las vencidas. Los de Morena, empecinados en no aprobar ni un centavo de deuda. Los del PAN, obcecados en acusar a los de la cuatro té de actuar conforme a una agenda político-electoral. Los del PRI viendo cómo sacan agua del pozo para que proyecto siga con vida sin llegar al límite de votar “in extremis”.

De fondo, miden fuerzas para el mediano y largo plazos.

Se toman decisiones rumbo a una eventual alianza que se congregue alrededor del partido en el gobierno estatal. Y se establece una posición adversa y crítica, que muestre a la opinión pública —y publicada— que no todo el miel sobre hojuelas.

A los diputados ya hasta se les olvidó el proyecto de una nueva Constitución para el estado de México. Es tema secundario, aunque haya sido utilizado para exponer a un personaje que busca ser candidato a la gubernatura.

Los años de apapachos y colaboración amagan con terminar abruptamente, aunque se queden a medias proyectos comunes entre el gobierno estatal y federal, como la infraestructura adyacente al aeropuerto que se construye en la entidad mexiquense. Hay posturas intransigentes y exaltadas, que superan la serenidad —y paciencia—.

En el caso del presupuesto 2022, falta sobriedad. Y recordar el refrán que dice: “aunque veas pleito ganado, vete con cuidado”. Sobre todo, cuando aún ni amanece en la disputa por el gobierno estatal.

Comentarios

comentarios